preloder

CATEDRAL DE SAN GIL

Para la elaboración de los diseños se tomo en cuenta la tonalidad de la iglesia y se elaboraron los diseños en tonos ámbares, grises y cafés, con acentos de color en rojos y azules, para conservar la transparencia e iluminación de la catedral. Estos tonos tienen también su significado en la parte plástica para recrear los colores del Cañón del Chicamocha parte simbólica de esta zona del país.

En la nave central, en el costado sur de la iglesia para las siete ventanas se trabajaron los sacramentos basados en la parte bíblica en el momento que se establecieron cada uno de ellos.

Para el bautizo se diseño San Juan con Jesús en el rio Jordán, en la comunión Jesús con los discípulos de Emaus.

La confirmación con la reunión de los apóstoles y María y la venida del espíritu santo, en el establecimiento de el sacerdocio la parte significativa es el lavatorio de los pies de Jesús a sus discípulos como un símbolo del servicio , en el matrimonio las bodas de Canaán, el fondo se hizo con en los colores ámbar, gris , café e incoloro abstrayendo de manera geométrica las montañas escarpadas de Santander y en un punto del diseño de manera destacada por las divisiones de los vidrios de otra manera y el color, se encuentra la simbología actual de cada uno de los sacramentos, un ejemplo de esto son las argollas en el matrimonio.

Para el lado oriental se pensó en tres importantes imágenes de significado para la catedral, la cruz por ser la catedral de la Santa Cruz. La Virgen de la concepción y el Sagrado Corazón de Jesús.

Las imágenes fueron trabajadas con múltiples cortes al igual que los mantos con diferentes valores tonales en cada uno de ellos para lograr una buena interpretación de la imagen, los fondos en tonos azules, aguamarinas, amarillos e incoloros parar la sensación etérea de la imagen.

En los nichos laterales de acuerdo a la dedicación del espacio para virgen un ramo de azucenas con los símbolos marianos la corona el cetro, y en el del Señor los lirios y la cruz todo en tonos azules para lograr una sensación de recogimiento.

En la zona de la capilla del santísimo, para los arcos se hace un trabajo de color y como llamas se distribuye el tono rojo que se encuentra como fondo del sagrario, buscando la simbología de la permanencia y el estar de Dios en todas partes. Recurrimos a los colores rojos naranjas y amarillos que son el amor e iluminación en el camino de la vida.

Los vitrales laterales se diseñan con motivos eucarísticos con el mismo fondo de color, en el de la fachada norte se encuentran las espigas y la hostia, en la fachada sur el cáliz y las uvas, juntos se trabajaron en un vidrio opal para calmar el fondo y lograr la claridad en la imagen con divisiones en sentido vertical enfatizando el volumen.